books-2447391_1920

¡Hola, gente!

He tenido el blog muy abandonado últimamente, pero prometo volver a escribir en él periódicamente. Sobre todo porque ahora están pasando más cosas relacionadas con la literatura en mi vida. Pertenezco a un club de lectura desde hace un tiempo, pero nunca había escrito sobre ello aquí; a partir de ahora iré comentando sobre mi experiencia en el club de lectura cada vez que asista a él. También estoy traduciendo cada vez más libros. Y por último, he ganado la oportunidad de pasar una tarde con una escritora de éxito, pero de eso ya os hablaré más adelante…

En este post voy a hablar sobre la reunión de Octubre de mi club de lectura. Nos reunimos desde hace ya un par de años, una vez al mes, y nuestras reuniones consisten de una merienda relacionada con la temática del libro en cuestión, para poder comentarlo con más alegría. Nos reunimos en una pastelería que se llama Dulce y Salado, y su propietaria Cati Schiff es miembro de nuestro club y la artífice de los festines que nos pegamos en cada reunión del club de lectura. Por si no os lo creéis, aquí os dejo las fotos de la merienda que tomamos en esta reunión del pasado octubre:

La presidenta del club de lectura es Ulla, la propietaria de una de las librerías de aquí en Fuengirola, y hasta el pasado septiembre era ella quien elegía el libro que íbamos a leer. Pero hemos decidido cambiar el sistema. Ahora, por turnos, cada miembro del club de lectura elige un libro cada mes; de ese modo leemos más variedad y podemos saber más sobre los gustos literarios de cada persona. Se decidió que el libro de octubre lo eligiera yo. Sí, yo misma. Como hacía ya tiempo que tenía algún que otro libro de Debbie Macomber rodando por mi Kindle, decidí elegir un libro de dicha autora para leerlo y comentarlo.

El libro que elegí se titula “EL HOSTAL DE LAS ILUSIONES”. ¿Por qué elegí este libro? Pues porque el libro de septiembre había sido muy oscuro y deprimente y violento. Decidí que debíamos leer un romance ligero y dulce, uno de esos libros que te hacen sentir bien cuando los lees, de los que te hacen sonreír mientras lo lees. Y la verdad es que fue objetivo cumplido. Todas las integrantes de mi club de lectura acordaron que, sin ser una lectura profunda o sorprendente, era agradable de leer y les hacía sentirse bien. Como el libro tiene lugar en Estados Unidos, la merienda consistía en postres típicos estadounidenses, que además aparecían en el libro. Siempre lo hacemos así y Cati sigue sorprendiéndonos con comida deliciosa.

Resumen del libro:

Una deliciosa novela de amistad, perdón y nuevos comienzos. Una auténtica novela “feel good” que transmite felicidad y bienestar, por la reina incontestable de la ficción para mujeres.

Rota por el dolor desde la muerte de su marido Paul en Afganistán, Jo Marie Rose decide que la única forma de salir adelante es cambiar radicalmente de vida. Decide abandonar su ajetreado trabajo en un banco de Seattle y buscar un nuevo lugar para echar raíces. Y lo encuentra en un pequeño hostal en venta en el pintoresco pueblo de Cedar Cove. 

Tan pronto como cruza el umbral de la preciosa casa, encuentra una paz que hacía meses que no sentía. Y decide que hará cuanto esté en sus manos para transmitir esa paz a todos sus huéspedes. El primero es Josh Weaver, que regresa a Cedar Cove para despedirse de su padrastro enfermo. Al hostal también llega Abby Kincaid para acudir a la boda de su hermano. Un acontecimiento feliz al que sin embargo Abby teme por culpa de los amargos recuerdos que la persiguen desde que abandonó el pueblo hace casi veinte años. (Sinopsis de Nubico.es)

Leí este libro en tres días, porque es una lectura muy amena y rápida. Aunque es bastante predecible y, al ser un libro “feel good” ya sabemos que va a tener final feliz y que todos los problemas se van a solucionar, es entretenido y seguimos leyendo porque queremos saber cómo se resuelven las circunstancias de cada personaje. Lo que más me gusta de este tipo de libros es que es fácil sentirse identificado con los personajes, porque tienden a ser personas muy normales, personas con las que podemos cruzarnos a diario en las calles, con problemas reales de gente real.

En noviembre otra integrante del club ha elegido “Los Renglones Torcidos de Dios”, de Torcuato Luca de Tena, para leer y comentar. Siento curiosidad sobre qué merienda tendremos. Pero eso os lo contaré a finales de noviembre.

¿Pertenecéis a algún club de lectura? ¿Qué estáis leyendo ahora?