G

Follow my blog with Bloglovin
La generosidad es un rasgo que siempre he admirado en la gente. Observar como la gente comparte con los demás sin pedir nada a cambio es una inspiración. Personas anónimas que ayudan a los demás sin ni siquiera conocerles. Sí, es realmente inspirador.

Hace unos años vi algo en las noticias que realmente me conmovió. El dueño de un restaurante en mi área pensó que las navidades no eran momento de estar solos, así que ¿qué decidió hacer? Fue a un lugar donde había montones de personas sin techo y les invitó a pasar la Nochebuena con ellos. Esos pobres inmigrantes pensaban que este hombre estaba de broma, pero se lo explicó de nuevo y finalmente accedieron.

Así es como este hombre, una persona maravillosamente generosa, preparó la cena en su restaurante para casi doscientas personas sin hogar. Cenó con casi doscientos completos extraños. Me emocionó ver como estas doscientas personas, quien pensaban que iban a pasar la Nochebuena en la calle, comía como si fuera su última comida, sonriendo de oreja a oreja, y abrazando a ese generoso hombre anónimo quien decidió que compartir con los demás lo que tenía era la forma perfecta de celebrar la navidad.

Eso es generosidad. Dar cuando sabes que no vas a recibir nada a cambio. Y de verdad que me gustaría encontrarme con más gente generosa por el mundo.