L

L es por Limón #AtoZChallenge

L

Limón es una palabra que veo mucho últimamente. Que si limones para adelgazar, que si limones para limpiar, que si limones como tratamiento de belleza, bla, bla, bla… Limones, limones, limones. Me hace mucha gracia que, de repente, todo el mundo piensa que los limones son lo más de lo más. ¿Habéis probado alguna vez a tomar agua con limón en ayunas? No tengo ni idea de si funciona o no, y si la gente pierde peso de verdad haciéndolo, pero es que yo no siento ganas de probarlo. Me resulta que el ácido del limón en ayunas no le sentaría muy bien a mi pobrecito estomaguito.

Lo de la limpieza. Al parecer la gente usa limones para limpiar los metales. Pues mira, eso me parece una buena idea. Es más barato que los limpiametales, y eso sí que sé que funciona, porque recuerdo a mi abuela frota que te frota con un limón para dejar sus platos decorativos de bronce más limpios que la patena. ¿Vosotros lo usáis? ¿Qué tal resultado habéis tenido?

Y lo de la belleza… Que si mascarilla por aquí, que si mascarilla por allá. Leí una vez que una mascarilla de limón y miel venía muy bien para la piel, así que la probé un par de veces. Solo conseguí tener una piel muy pringosa, pero no noté que estuviera más hidratada ni nada. ¿Sabéis una mascarilla que funciona? Algas. Cualquier mascarilla de algas. Esas sí que te dejan la piel como el culito de un bebé. Te pones la mascarilla, te la retiras con agua templada, te pones tónico, después un buen serum, y luego la crema hidratante. Tu piel queda fantástica.

Y ya está. Este post me ha quedado raro, ¿verdad? Pues es lo que hay. ¡Hasta mañana!