P

Peter Pan, o el niño que no quería crecer. La verdad es que le entiendo. Crecer está sobrevalorado. Tienes un montón de responsabilidades, te sientes con estrés casi a diario, te esfuerzas por encontrar un trabajo y luego por conservarlo, tienes que pagar facturas, y tienes que hacer un montón de otras cosas aburridas. Pero ser un niño para siempre es muy divertido. Así que estoy de acuerdo con él. Siempre me han encantado Peter Pan y Campanilla; están entre mis personajes ficticios favoritos. Me habría encantado vivir en el País de Nunca Jamás y jugar con los Niños Perdidos. Nos habríamos divertido un montón mientras molestábamos al Capitán Garfio, intentando colarnos en su barco. Definitivamente me hubiera encantado ser una niña para siempre. Con eso no quiero decir que yo me comporte como una adulta todo el tiempo; me gusta divertirme demasiado como para hacer eso. Es muy fácil verme dando saltitos por las calles, llevando coletas, o jugando con mis sobrinos como si yo fuera otra niña más. No importa lo mayor que me haga, mi espíritu siempre será el de una niña. Porque creo que este mundo necesita mucha más inocencia. Porque creo que ya hay suficientes cosas malas en el mundo como para estar serios todo el tiempo. Así que, ¡sí! Me encanta Peter Pan y me encantaría ser como él para siempre.